El aeropuerto de Chinchero puede generar crecimiento urbano desordenado en Cusco

13 junio 2019

Arqueólogo Luis Guillermo Lumbreras asegura que no habrá afectación a la arqueología por aeropuerto de Chinchero, pero advierte de que se debe controlar el crecimiento desmedido que experimentaría la zona.

El arqueólogo peruano Luis Guillermo Lumbreras llegó a Arequipadespués de 20 años. Le ha sorprendido la forma «catastrófica» en que ha crecido. Además de este tema, también hablamos sobre el proyecto del aeropuerto de Chinchero en Cusco. Aunque asegura que no habrá afectación a la arqueología, advierte de que se debe controlar el crecimiento desmedido que experimentaría la zona.

Hay algunas voces en contra del aeropuerto de Chinchero, porque dicen que podría afectar el turismo de la zona. ¿Cuál es su posición?

Estuve observando el proyecto con mucho cuidado. Arqueológicamente, no hay nada que se esté perdiendo. El problema allí es que podría pasar lo mismo que pasó en Cusco. El aeropuerto generó una hiperconcentración. Lo ha destruido. Ha permitido que toda la zona colindante se haya distorsionado en la arquitectura. Puede ocurrir que se construyan edificios, hoteles e inmensos centros de venta. De otro lado, si se legisla adecuadamente, puede no ocurrir ello.

Se podría controlar y mantener la estética de la zona…

Debe ser controlado, porque evidentemente ese proyecto está avanzado y el debate es estrictamente político y económico. Eso puede hacernos más daño del que pensamos.

¿De qué tipo de daño podríamos hablar en Chinchero?

Puede generar una concentración mayor de la gente hacia el lado de Urubamba y Machu Picchu.

¿Como lo que está pasando en Arequipa?

Hace más de 20 años que no vengo a Arequipa. Me ha sorprendido. He visto cómo está Yura. No desordenada, sino catastrófica. Pronto el valle de Arequipa va a desaparecer. Tiene que reprogramarse la manera de abordar el desarrollo urbano.

¿Qué necesitamos hacer los peruanos con miras al bicentenario?

Con miras al futuro en general. El bicentenario es algo que va a pasar. Planificar seriamente los proyectos mineros. El sur es la zona más poderosa que tenemos económicamente hablando. Recuperar el Qhapaq Ñan (red vial del Tawantinsuyo) para mejorar la interconectividad del país.

¿Y proyectos de envergadura como el gasoducto?

Tomar la lección de Evo Morales con el gas boliviano. Nosotros no hemos aprovechado el gas y no sabemos qué hacer con el gasoducto. Desde la época de los españoles, estamos en un despilfarro de recursos como no se vio en el tiempo de los incas.